Review: Dr. Jart+ Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment

Dr. Jart+ Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment, con su alta concentración de centella asiática, es una crema ideal para pieles que sufren rojeces, rosácea o irritación.

Otro de mis favoritos de esta marca es la crema Ceramidín, que ha triunfado entre mis amigas, sobre todo para aquellas con pieles secas o para invierno. Tenéis la review aquí, y también la tenéis en Sephora, que poco a poco va trayendo marcas coreanas top.

Datos del producto

2_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

Nombre: Dr. Jart+ Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment

Descripción: “Una crema de día y un tratamiento corrector con color que pasa de verde a beige, camuflando las rojeces al mismo tiempo que se protege la piel.”

Tipo de piel:  Para todo tipo de pieles, sobre todo pieles con rosácea, rojeces o irritación. Por su textura densa es ideal para pieles secas todo el año, y pieles mixtas e incluso grasas en invierno, ya que no engrasa la piel.

Cómo y cuándo usarlo: Como último paso de hidratación en nuestra rutina. Tiene una consistencia algo densa, así que debe ir en el último paso, justo antes del protector solar por la mañana y de la mascarilla de noche por la noche.

3_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

Cantidad: 50 ml y 15 ml. 

Precio: 13,55€ el tamaño pequeño y 39,90€ el de 50ml.

Dónde comprarlo: Podéis encontrarlo en Sephora, donde de vez en cuando tienen descuentos y además suelen tener también packs en los que por el precio de la crema te regalan minitallas del serum o de la propia crema. También tenéis el tamaño viaje en la zona de “beauty to go”, que es ideal para probarla o para llevar de viaje.

En Amazon la encontráis un poco más barata, por 34€ con prime (gastos de envío gratis).

Sephora (15 ml) | Sephora (50 ml) | Amazon (50 ml)

Sobre la centella asiática

La centella asiática es uno de esos ingredientes top dentro de cosmética. Últimamente está de moda, y podéis encontrarlo en muchos productos, no sólo asiáticos sino también de las marcas occidentales más comunes. Es un ingrediente que deberíamos incluir en nuestra rutina por todos sus beneficios.

Lo que suele despistar a la hora de buscar productos que contengan centella asiática es la variedad de nombres con los que aparece. Cuando veáis: centella asiática, Cica, hierba de tigre (o tiger grass), o los menos comunes Brahmi, Asiatic pennywort, o gotu kola, estamos hablando de lo mismo.

La centella asiática es una planta que crece sobre todo en Asia y tiene un potente poder antioxidante, anti-inflamatorio, calma las pieles irritadas y ayuda a curar las heridas. De hecho, toma el nombre de hierba de tigre porque se cuenta que descubrieron sus efectos al ver que en Asia los tigres se revolcaban sobre esta hierba para curar sus heridas.

Además, ayuda a mitigar los daños producidos por el sol, repara la barrera protectora de la piel y tiene efectos anti-edad, al promover la producción de uno de los tipos de colágeno de nuestra piel, lo que hace que esta se vea más firme.

Pero el mayor de los efectos es el anti-inflamatorio y calmante, lo que lo hace recomendable para pieles con rosácea, eczema, pieles sensibles o irritadas y con acné.

Tenemos que tener en cuenta que, como con todos los extractos de plantas naturales, los beneficios están asociados a los componentes activos que podemos encontrar en dichos extractos. En este caso los componentes que le aportan las maravillosas propiedades que tiene son: Madecassoside, Madeecassic Acid, Asiaticoside y Asiatic Acid. Por lo tanto, hay que buscar que tanto la centella asiática, como estos 4 componentes estén incluidos en la lista de ingredientes, y cuanto más arriba mejor. Si sólo contiene extracto de centella asiática, los beneficios serán bastante menores.

Este criterio es el que me llevó a comprar la crema y no el serum. Normalmente asociamos los serums a concentraciones más altas de principios activos, pero en este caso no es así, ya que la crema los lleva en una posición más alta de la lista de ingredientes.

Si quieres saber lo que tienes que mirar en una lista de ingredientes y 4 trucos sencillos para elegir bien los productos sin pagar de más, tienes más información en este post.

Mi experiencia

No soy una fan de las cremas en botes abiertos, prefiero los tubos, ya que se contaminan menos. Pero desgraciadamente parece que aún es un estándar en la industria cosmética, aunque empezamos a ver cada vez más botes airless (que no permiten la entrada de aire en el producto).

En este caso el bote es de cristal y la tapa de metal, lo que hace que ajusten muy bien. Además, viene con una tapa interior para mantenerlo algo más higiénico, y con una espátula para que no metamos los dedos.

4_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

La crema es de color verde claro. Esto se debe a que incorpora microcápsulas de color verde, que al contacto con la piel se vuelven de tono beige y ayudan a mitigar el tono rojo. Pero no aporta color como tal, así que sea cual sea tu tono de piel, te irá bien.

5_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

Tiene una consistencia densa y al aplicarla debemos masajearla un poco para que se funda con nuestra piel y se absorba. Este es un punto negativo para mi, ya que prefiero las texturas más ligeras y no me gusta tener que “frotar” mucho la piel porque, no sólo la irrita, sino que es un gesto que a la larga hará que las arrugas aparezcan antes. A pesar de esta textura densa, una vez se ha absorbido, no deja mucha sensación grasa.

6_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

En cuanto a las cápsulas de color, sí se nota el tono verde cuando la aplicamos, pero desaparece en cuanto la crema se ha fundido con la piel, y no deja ningún color, ni verde ni beige. Lo que sí se nota es un poquito grasa, pero se absorbe rápido y a lo largo del día no aporta exceso de grasa a la piel.

7_review_DrJart_cicapair_tiger_grass

Resultados

Uno de mis problemas principales en la piel han sido siempre las rojeces y, ( spolier 😉 ) Dr. Jart+ Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment es el producto que, de momento, más me ha ayudado con este tema.

Desde pequeña recuerdo lo mal que lo pasaba cuando me ponía roja, que era casi siempre. La mayoría de la gente, cuando se pone roja, tiene un rubor en la zona de las mejillas, que puede hacer hasta bonito. Pero a mi se me pone roja toda la cara, y además cogía un tono rojo bastante intenso.

Los detonantes han sido siempre el frío, los cambios de temperatura y sentir vergüenza. Soy muy tímida y cuando decían mi nombre en clase, o en una reunión, no podía evitarlo y me ponía como un tomate. Hasta notaba cómo me ardían las orejas. Por esto cogí la costumbre de maquillarme siempre para ir al trabajo. No queda demasiado profesional ponerte roja en medio de una reunión.

Con los años he ido controlando este factor de la vergüenza. Aún me pasa de vez en cuando, pero no tan a menudo. Es lo que tiene cumplir años, que pierdes la vergüenza jajaja. Pero los cambios de temperatura me siguen afectando muchísimo y, sobre todo en invierno, el frío me irrita y enrojece mucho la piel.

Desde que empecé con la rutina coreana y a cuidarme la piel he visto como iba mejorando y mi piel se volvía un poco menos sensible. Porque al final una piel sana es lo mejor para luchar contra los problemas que tenemos. A pesar de esto, sigue sufriendo con el frío, pero menos que antes.

El invierno pasado me compré esta crema de Dr. Jart+ Cicapair Tiger Grass Color Correcting Treatment porque había leído mucho sobre la centella asiática y quería probar si de verdad funcionaba. Me compré el bote grande, el de 50ml, que por cierto dura muchísimo, y que habéis ido viendo en muchas de mis rutinas que os dejo en instagram. Pero en alguno de los viajes que he hecho últimamente me lo he debido dejar en un hotel porque no lo encuentro por ningún lado. Así que me he comprado el tamaño viaje porque quería haceros esta review y hablaros de una crema maravillosa, y además tenerla de repuesto para días en que mi piel me la pida a gritos.

Nada más aplicarla se ve en seguida como las rojeces desaparecen. Esto es por la coloración verde que lleva. Al principio pensé que sólo se trataba de un efecto cosmético, y que al lavar la piel desaparecerían los beneficios. Como con esas cremas que dicen que aportan luminosidad y lo único que llevan es mica o algún ingrediente similar. Y tu piel sigue exactamente igual cuando la lavas.

Pero al dejar de usar la crema de Dr. Jart algunos días es cuando me di cuenta de que de verdad funciona. Mi piel sigue sufriendo un poco con el frío, pero nada que ver con lo de antes. Sólo coge un ligero rubor, y amigas de hace años me lo han comentado. Que, además de la reducción de arrugas, uno de los grandes cambios que ha tenido mi piel gracias a la cosmética coreana es el tema de las rojeces., sobre todo desde que uso esta crema.

¿Lo volveré a comprar?

Seguro que sí, de hecho he vuelto a comprarla aprovechando un descuento de Sephora. Y es una crema que quiero tener siempre por si acaso.

Comparada con cremas occidentales que no hacen ni la mitad de efecto, está muy bien de precio. Pero cuando miramos a otras marcas coreanas, podemos encontrar cremas con Cica o centella asiática mucho más baratas. Quiero ir probando algunas de estas para ofreceros más opciones, adaptadas a todos los bolsillos.

Iconos diseñados por Freepik y Eucalyp desde www.flaticon.com con licencia CC 3.0 BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Usaré los datos de contacto que me proporciones únicamente para que el blog pueda gestionar tus comentarios, nunca con fines publicitarios y tampoco los comparto con terceros. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación, portabilidad y oposición a decisiones individuales automatizadas dirigiéndote a mí por correo electrónico (hola@bellezaconk.com).