Vitamina C: uno de los ingredientes activos que más cambiarán tu piel

La vitamina C está de moda y conn esta guía completa de uso puedes aprender cómo sacarle el máximo provecho.

Es uno de los activos que más beneficios tienen para nuestra piel, y con la que además podemos ver resultados más inmediatos. Pero es importante conocer cómo funciona, qué productos son efectivos de verdad y cuál es la forma correcta de usarla.

Porque no cualquier producto que dice llevar vitamina C vale. Es un ingrediente inestable y debe estar en un tipo de formulación muy concreta para que haga su mayor efecto y de verdad veamos resultados. La buena noticia es que no hay tantos productos en el mercado que tengan estas formulaciones concretas, aunque seguro que veremos aparecer nuevos con la fama que está cogiendo.

En este artículo puedes encontrar:

Vitamina C como antioxidante

Pero primero veamos qué puede hacer la vitamina C en nuestra piel. La vitamina C es uno de los antioxidantes más potentes que hay.

La mayor fuente de oxidación es el sol, con los radicales libres. Estos oxidan nuestra piel, dañando la elastina y el colágeno, que son los responsables de la firmeza, lo que hace que aparezcan las arrugas.

Los rayos UV estimulan la producción de melanina, que hace que nos pongamos morenos, pero también dañan los melanocitos y hacen que funcionen mal, provocando las temidas manchas, y en algunos casos cáncer de piel. Y, por último, el sol deshidrata la piel, con lo que las arrugas y marcas de expresión se ven aún más.

El mejor protector que hay frente a los efectos negativos del sol es usar protector solar a diario. Pero también es importante reforzarlo con antioxidantes. La labor de estos es oxidarse al contacto con los radicales libres, de forma que “absorben” ellos el efecto negativo en lugar de nuestra piel. Pero la vitamina C no es una alternativa al protector solar, no lo sustituye, sólo lo complementa y lo hace más efectivo.

Muchos más beneficios que sólo protección

Por si ese efecto protector no fuera suficiente, la vitamina C nos sólo nos protege, sino que nos ayuda a corregir los daños producidos por el sol.

  • Favorece la producción de colágeno, lo que hace que se reduzcan las arrugas. Aplicar colágeno en la piel o ingerirlo no hace nada, pero lo que si es muy efectivo es ayudar a la piel a producir el suyo, que es como funciona la vitamina C.
  • Reduce las manchas de la piel, inhibiendo la producción de melanina. Hay otros ingredientes que también pueden ayudarte con los diferentes tipos de manchas.
  • Iguala el tono de la piel y aporta luminosidad.
  • Mejora la hidratación de la piel y la capacidad de retener dicha hidratación.

Pero sólo es efectiva cuando está formulada correctamente

Aún no te lances a comprar el primer producto con vitamina C que veas. Porque no todos funcionan igual de bien y por eso es importante leer antes esta guía completa de uso de la vitamina C. Si queremos ver todos esos efectos en la piel, hay que buscar productos que cumplan con estas condiciones.

El envase tiene que ser:

  • opaco, que proteja de la luz. Al ser un ingrediente tan potente a la hora de hacer su función antioxidante, en cuanto toca la luz empieza a hacer su trabajo y a oxidarse. Por eso tiene que estar protegido de la luz. Así que, si veis un bote de cristal transparente, ese producto con vitamina C no es efectivo y no merece la pena.
  • airless, es decir, que no lleve ni permita la entrada de aire. Las fórmulas más efectivas están en base acuosa, y al contacto con el aire se oxidan y van perdiendo su efecto. Aunque desgraciadamente hay muy pocos productos que vayan en este tipo de envase.

El ingrediente principal tiene que ser ácido l-ascórbico. Es el derivado de la vitamina C con más estudios independientes que demuestran su eficacia. Aunque últimamente podemos encontrar otros derivados, que probablemente sean también muy eficaces, aún no hay suficientes estudios que lo prueben. Por eso yo prefiero de momento ceñirme al que sí se seguro que funciona.

Es un ingrediente que depende muchísimo de cómo está formulado para hacer efecto:

  • el producto tiene que tener un pH inferior a 3,5. Si el pH es superior, lo que suele ser normal en cremas y serums, no hará efecto ya que no penetrará en la piel. Y si es inferior a 2,5, será demasiado ácido e irritante.
  • la concentración debe ser de 15-20%. El ácido l-ascórbico es efectivo en concentraciones superiores al 15%, pero nuestra piel tiene una capacidad máxima de absorción. Así que productos que contengan más del 20% no implican que sean más efectivos. Ese “extra” no se absorberá, se quedará en la superficie de la piel y se oxidará, tiñendo la piel de naranja y ensuciando los poros.
  • Debe estar en una base de agua, ya que las fórmulas de base de aceite no son tan efectivas, aunque si más estables.
  • Yo prefiero las fórmulas con un color claro, sin añadidos que la tiñan, ya que así se puede ver cuando el producto está empezando a oxidarse.

Además, hay ciertos “compañeros” que pueden potenciar aún más los efectos de la vitamina C. Si la vemos junto a la vitamina E y el ácido ferúlico, estamos ante un trio ganador. El ácido ferúlico estabiliza el producto, por lo que tarda más en oxidarse y nos dura más tiempo. Y la vitamina E o tocoferol dobla la capacidad de protección antioxidante de la vitamina C.

Qué productos cumplen con estos requisitos

Aún no hay demasiados productos en el mercado que estén formulados de la forma más efectiva que hemos visto, pero si tenemos varios entre los que elegir y para todos los bolsillos.

Estos son los serums que llevan, además del ácido l-ascórbico, vitamina E y ácido ferúlico, la combinación es la más efectiva y estable que podemos encontrar.

  • Skinceuticals CE Ferulic. Son los que descubrieron y patentaron la fórmula más efectiva y estable que hay. Lleva un 15% de ácido l-ascórbico y tiene un pH entre 2,5 y 3. Lo tienes en Amazon por unos 140€, y también en algunas farmacias.
  • Timeless 20% Vitamin C+E+Ferulic Acid Serum. Se considera uno de los mejores clones del de Skinceuticals. Lleva un 20% de ácido l-ascórbico, y el pH es de 2,5. Es el mejor serum de vitamina C que he usado hasta el momento, y con la mejor relación calidad-precio. Se absorbe muy bien y tiene una textura fluido nada pegajosa. Lo encuentras en Amazon por unos 30€, aunque últimamente es complicado encontrarlo y suele estar sin stock. Es importante comprarlo de un distribuidor autorizado para asegurarnos de que el producto llega en las mejores condiciones, ya que pierde propiedades muy rápido, sobre todo si no ha estado almacenado bien. por eso yo no me arriesgo y lo compro siempre al que os dejo en el enlace de Amazon, ya que han salido algunas webs que parece que son oficiales, pero no lo son. También han cambiado hace poco el envase, pasando del azul al amarillo, mucho mejor ya que es opaco y airless, que hace que se conserve mejor.
Vitamina C quia completa de uso 4
  • Garden of Wisdom Vitamin C Serum 23% + Ferulic Acid. Lleva un 23% de vitamina C y tiene un pH de 3,1-3,4. Para mi tiene un % demasiado alto de vitamina C, lo que a mi me tiñe los poros e incluso la ropa. A pesar de que el pH es menos ácido que el de Timeless, me resulta más irritante. El primer bote que compré me dio muchos problemas con el dispensador. A las 2 semanas dejó de salir el producto. Me mandaron uno de recambio con el nuevo envase, pero no creo que repita porque además ha vuelto a dar problemas y al cabo de un mes ya no sale producto. Lo venden exclusivamente en Victoria Health por unos 11€, más gastos de envío.
Vitamina C GoW 5

Hay otros en el mercado similares como los serums de Maelove, Skindeva o Paula’s Choice, pero no los he probado, así que nos os puedo comentar que tal funcionan.

Estos otros serums no llevan vitamina E ni ácido ferúlico, pero también funcionan muy bien. El Ti’am My signature C Source, que lleva un 20% de ácido l-ascórbico, es una fórmula muy efectiva y asequible que merece la pena, aunque deja la piel un poco pegajosa. Lo puedes encontrar en eBay por unos 12€ (en la foto aparece con el nombre antiguo).

Vitamina C Tiam 6

Y por último está la opción de DIY, es decir, hacerte tu mismo el serum. El ácido l-ascórbico es muy inestable cuando está en una solución líquida, pero en formato polvo no se oxida. Se venden en este formato y al 100% de pureza, y nosotros sólo tenemos que mezclarlo para obtener el serum, o en la dosis que vamos a usar al momento o hacer pequeñas cantidades que duren una semana, por ejemplo.

Una de las opciones es la de The Ordinary. Yo compré el bote de ácido l-ascórbico en polvo al 100% y el serúm de Resveratrol y ácido ferúlico para hacer una mezcla similar a las que hemos visto antes. No lo recomiendo para nada. Además del tiempo extra que necesitas para prepararlo, en casa no tenemos balanzas de precisión como en un laboratorio, por lo que no sabemos que porcentaje de vitamina C tiene nuestra mezcla. Después de hacer varios intentos he conseguido o mezclas con demasiada vitamina C, que me irritaron mucho la piel y tuve que lavarla corriendo para retirar el producto de lo que picaba, o mezclas con muy poco que no hacen nada.

Vitamina C The Ordinary 7

Y del resto de productos de vitamina C de The Ordinary, no he encontrado ninguno que me convenza. Como mi piel tolera muy bien estas formulaciones que son las más eficaces, siempre busco productos que las tengan, con la vitamina C en forma de ácido l-ascórbico, en base acuosa y con estas concentraciones y pH. Y si además contienen el ácido ferúlico y la vitamina E, perfecto!. Pero de momento The Ordinary no tiene ningún producto con estas características.

Es importante guardarla bien

A pesar de que el serum de Vitamina C que compremos cumpla con todos los requisitos de un envase opaco, y que sea airless, es un producto inestable y se oxida rápidamente. Para que el producto nos dure más debemos guardarlo en su caja, ya que un extra de protección contra el sol. Pero el calor también oxida la vitamina C, así que lo ideal es guardarlo en la nevera.

Si ves que tu producto ha empezado a oxidarse, debes dejar de usarlo ya que no será efectivo. Es fácil ver cuando se ha oxidado ya que cambia de color (en la foto tienes la comparación de un serum oxidado y otro normal). Un tono ligeramente anaranjado es normal, pero cuando ya es naranja oscuro, es el momento de tirarlo a la basura y reponer con otro bote nuevo.

Vitamina C oxidada 2

Cuando compres un serum de vitamina C, compra sólo uno. Aunque se oxidan más rápido cuando se abren, es una fórmula inestable. Y tener un bote de repuesto almacenado durante meses, sólo conseguirá que cuando lo abras ya haya empezado a oxidarse, te dure muy poco y tengas que tirarlo sin que hayas llegado a usar ni la mitad.

Cómo hay que usar la vitamina C para que sea efectiva

Al ser un producto que depende muchísimo del pH, es importante que lo apliquemos en nuestra rutina justo después de la limpieza. Así tenemos una piel limpia y sin otros productos que afecten al pH.

Vitamina C paso en rutina 3

Nuestra piel tiene un pH natural entre 4,2 y 5,6. El pH del agua del grifo suele estar entre 7 y 8,5. Por eso cuando nos aplicamos un producto que depende del pH (vitamina C, AHAs o BHA) es importante esperar unos 10-15 minutos antes de aplicar otro producto encima. Ese tiempo es el que necesita el producto para bajar el pH de nuestra piel, y lo más importante, hacer su trabajo en el pH que necesita, y que es inferior a 3,5 para la vitamina C, por ejemplo.

Si, justo después de usar la vitamina C, aplicamos encima otro producto, como el tónico o una crema, que estarán formulado a un pH más alto (entre 5 y 7 normalmente), estamos poniéndoselo muy difícil a la vitamina C para que haga su trabajo.

La vitamina C podemos aplicarla por la mañana o por la noche. Pero por la mañana obtendremos todos los beneficios que nos ofrece, no sólo los de regenerar nuestra piel, sino también el poder antioxidante y de protección.

Y hay que empezar a aplicarla poco a poco, unos 2 días a la semana. E ir subiendo según ves cómo lo tolera tu piel. Es normal que las primeras veces la piel pique un poquito, pero tiene que ser un picor tolerable. Si ves que te irrita mucho, es posible que este tipo de fórmulas no sea adecuado para tu piel, pero hay otros derivados que si puedes usar.

Lo ideal es poder llegar a usar la vitamina C a diario, pero ten paciencia. A mi me costó más de 2 meses llegar a esto, aumentando los días que la usaba muy poco a poco.

¿Podemos usar vitamina C en verano?

Si se puede usar sin problemas en verano. La vitamina C no es fotosensibilizante, pero si es fotosensible. Fotosensibilizante es cuando puede dañar tu piel si te has puesto un producto y te da el sol, y fotosensible es cuando un producto es sensible al sol, no daña tu piel si lo llevas puesto, pero pierde sus propiedades.

Como hemos visto, la vitamina C es muy antioxidante, pero justamente por eso se oxida fácilmente. Podemos usarla en verano si nos aplicamos la vitamina C en la rutina de mañana y vamos a hacer una vida normal. Pero si nada más aplicarla te vas a la piscina o a la playa, o vas a estar al aire libre dándote mucho el sol, no tiene sentido que la uses. Estarás tirando el dinero porque no le dará tiempo a actuar antes de oxidarse rápidamente al estar tan expuesta al sol directo.

Yo en verano la uso por la mañana si tengo pensado tomar el sol por la tarde, aunque siempre me protejo la cara muy bien para evitar manchas. Pero si voy a ir a la piscina o playa por la mañana, la dejo para la rutina de noche.

¿Se puede usar Vitamina C junto a Niacinamida?

Seguro que has oído muchas veces que la vitamina C y la niacinamida no se pueden usar juntas, dicen que porque anulan el efecto de ambas, o porque irritan la piel. Pero no es cierto.

La niacinamida, cuando se mezcla con un producto ácido, como la vitamina C, produce niacin, que es lo que produce irritación en la piel. Pero los únicos estudios que han probado esto son en condiciones de altas temperaturas y en periodos de tiempo largos, y además se ha producido muy poca cantidad de niacin.

La probabilidad de que esta reacción se produzca en aplicaciones normales de estos productos en casa es muy baja, y si a eso le añadimos que la forma de aplicarla hace que no los mezclemos directamente, sino que aplicamos vitamina C, esperamos esos 15 minutos a que haga reacción, y luego encima pones el tónico y otros serums como la niacinamida, entonces es casi imposible que se produzca ese compuesto de niacin.

En algunos casos si es posible que pieles muy sensibles vean una ligera rojez, pero que desaparece al momento y no daña la piel.

Además, hay que tener en cuenta que la niacinamida mejora la barrera de la piel, reduce las marcas del acné, ilumina la piel, regula la producción de grasa, y ayuda a reducir las pequeñas arrugas, por lo que combinarla con la Vitamina C parece que es lo ideal. De hecho hay productos que incluyen ambas en su formulación, aunque su fórmula no cumple los requisitos para sacar el máximo de la vitamina C.

Así que sí, puedes usar ambos productos en la misma rutina sin problemas. Por prudencia respeta los tiempos de aplicación de la vitamina C y no los apliques a la vez en la piel, pero no deberías tener ningún problema.

Otros tipos de vitamina C si no toleras la fórmula recomendada

Este tipo de fórmulas de ácido l-ascórbico con un pH tan bajo, hace que pueda irritar la piel si la tienes sensible. Si tu piel no la tolera, no tienes que renunciar a los beneficios que tiene.

Hay otros derivados de la vitamina C que también son muy efectivos, aunque no hay estudios que demuestren que están al mismo nivel que el ácido l-ascórbico. Estos derivados no dependen del pH, por lo que podemos encontrarlos en cremas o serums, y aplicarlos en el paso de la rutina normal para estos productos. No es necesario aplicarlos sobre la cara recién lavada, ni esperar los 10-15 minutos a seguir con nuestra rutina.

Busca productos que contengan alguna de estas formas de vitamina C:

  • magnesium ascorbyl phosphate
  • sodium ascorbyl phosphate
  • ascorbyl tetraisopalmitate
  • ascorbic glucosamine
  • tetrahexyldecyl ascorbate